Programa de Investigación sobre Infancia

Proyectos de Investigación

Estás aquí: Programa Infancia > Proyectos de Investigación > Jóvenes Comprometidos

Jóvenes Comprometidos en América.
Estudio en tres ciudades: Chicago, México y Río de Janeiro.


Área de investigación:

Epistemología: La construcción del conocimiento, Departamento de Educación y Comunicación, UAM-X

 

Responsable:

M. en R. N. Norma Del Río, Departamento de Educación y Comunicación, Programa de Investigación sobre Infancia.

 

Áreas de investigación relacionadas:

 

Participantes:

 

Duración del proyecto:

Fecha de aprobación: 27 de Junio, 2006

 

Objetivos:

El proyecto Jóvenes Comprometidos en América tiene dos objetivos fundamentales. El primero consiste en hacer un estudio de las trayectorias de vida y de participación social de 25 jóvenes que se han comprometido con sus comunidades en tres ciudades grandes del continente: Chicago, México y Río de Janeiro.

Se busca comprender cómo los jóvenes de diferentes contextos urbanos y países perciben lo que es ser un ciudadano y lo que implica la acción publica así como su propia participación dentro de la sociedad. El estudio permitirá analizar la diversidad de contextos de desarrollo en el que crecen los jóvenes en ciudades tan complejas como las que nos ocupan y que por tanto se espera que los casos estudiados no sean homogéneos. En este sentido, no se trata de un estudio comparativo, en sentido estricto, tomando en cuenta que los contextos socio-históricos, lingüísticos, económicos y políticos divergen tanto. Sin embargo buscaremos responder a preguntas tales como: ¿Cuáles son los factores que facilitan u obstaculizan la participación social de los jóvenes en las tres ciudades? ¿Cómo se construye y se ejerce la ciudadanía entre los jóvenes? ¿Qué posibilidades de participación social, cívica y política contemplan los jóvenes?

El segundo objetivo es publicar un documento en que los jóvenes sean los autores de sus propias narrativas personales. Esto sigue la línea metodológica de participación en el que no se concibe a los jóvenes como objeto de estudio, o informantes, sino como sujetos sociales, ciudadanos cuya voz merece ser escuchada

 

Marco conceptual específico:

El significado del término "juventud" en términos etarios varía, dependiendo de quien lo está definiendo. Para el Instituto Mexicano de Juventud (IMJ) por ejemplo, el rango de edad es de 12 a 29 mientras que para los Naciones Unidades (ONU) es de 15 a 25 y para la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) es de 10 a 29. (1)

La cultura juvenil tampoco tiene una única acepción como lo sostiene Esteinou: "Como parte del proceso de modernización de las sociedades en las últimas décadas se ha registrado una proliferación de estilos de vida, una pluralización de formas de experimentar la condición de ser mujer, de ser hombre y también de ser joven. Los mismos itinerarios biográficos ya no siguen necesariamente las pautas normativas ni los recorridos socialmente establecidos, sino que los itinerarios posibles se multiplican y aparecen como factibles." (2)

En otras palabras existen varias "culturas juveniles" o varias maneras de ser joven. Los jóvenes ya no necesitan encajar en un molde ya establecido, sino que lo van creando según sus ideologías, sus deseos y sus posibilidades. La complejidad de las sociedades contemporáneas ha provocado el cambio de las identidades juveniles, en la medida en que también se ha transformado la constitución de las distintas esferas del mundo social (familiar, social y política) y viceversa, como un sistema de retroalimentación bidireccional. (3)

Se puede decir entonces que los roles sociales se han diversificado. La mayor esperanza de vida ha permitido que podamos transitar ahora bajo distintas condiciones sociales según los períodos de vida por los que uno atraviese; es más probable que ahora podamos experimentar diversas fases, por ejemplo, en la constitución familiar: familia nuclear, extendida, reconstituida, o monoparental. Las opciones y flexibilidad en los roles sociales y de género se han diversificado y evolucionado a distintos ritmos según se trate de la ciudad o del campo y del grado de "modernización globalizada" (accesibilidad a servicios y a información) o marginación de las poblaciones, reflejando de este modo una polarización de los cambios, con una relación inversa entre la velocidad de cambio y la pobreza, lo que trae como consecuencia una acentuación en el grado de desigualdad social en nuestro país. (4)

La transición demográfica polarizada según lo describe Tuirán, implica la necesidad de contemplar diversos escenarios demográficos contrastantes y ha traído profundas modificaciones en las interacciones, estrechando las horizontales, mientras se amplían las posibilidades de interacción con el parentesco vertical. Aunque todavía es la norma, el matrimonio a edad temprana tiende a postergarse más allá de los 20 años, relacionado también con un incremento en el nivel de escolaridad estimado ahora en alrededor de los 10 años pero todavía con mayores responsabilidades sociales de la mujer, sin una política clara que promueva la equidad de género.

La pirámide poblacional se ha desplazado en edad hacia el sector joven. Se sabe que el punto crítico de deserción escolar se encuentra en los 15 años, así como también que la tasa de desempleo juvenil (2004) es del doble con respecto a la general (5.4 vs. 2.5%) (5). El sistema escolar expulsa progresivamente a los jóvenes y las opciones de participación económica son muy limitadas, pues aunque se sabe que la deserción escolar coincide con la edad del primer trabajo, éste generalmente se da sin contratación formal, lo que los coloca en situación vulnerable en cuanto al ejercicio de sus derechos ciudadanos.

En los próximos 16 años se insertarán millones de jóvenes al mercado laboral. Para el año 2020, el CONAPO pronostica que la población total será de 120.2 millones personas, de las cuales 63.5 millones conformarán la oferta laboral (PEA). Por lo que será necesario generar alrededor de 20 millones de empleos nuevos y además superar los rezagos en condiciones laborales. (6)

Los medios de comunicación colocan al joven en la posición de consumidor pero no abre espacios para la expresión y participación ciudadana. Se destacan los problemas asociados a los jóvenes opacando sus potencias. En otras palabras, se considera a los jóvenes como una "población en constante riesgo: riesgo de convertirse en delincuente, riesgo de ser víctima de la delincuencia, riesgo de contraer el sida y otras enfermedades de transmisión sexual, riesgo de convertirse en drogadicto. [...] Es decir, miradas moralistas o que se afincan en visiones parceladas que convierten a los y las jóvenes en víctimas, en problemas y que, por sobre todo, los escenifica socialmente como jóvenes incapaces, inhabilitados o despotenciados." (7)

Es por estos prejuicios que las políticas orientadas hacia la juventud se pueden ubicar dentro de los primeros dos de los siguientes tres paradigmas descritos por Krauskopf:

i) tradicionales, que enfocan el período juvenil como una transición hacia la adultez, por lo que no se visualiza a las juventudes como sujeto social del presente, pues el futuro cumple la función de eje ordenador de su preparación;

ii) transicionales, donde aparece el sujeto juvenil desde los problemas que amenazan el orden social o desde el déficit en las manifestaciones de su desarrollo;

iii) avanzadas, que se orientan al empoderamiento de los jóvenes como ciudadanos y actores estratégicos del desarrollo. (8)

La elaboración de políticas tradicionales y transicionales son un síntoma de la poca fe que se tiene en los jóvenes, y de pensar que "la condición de problemas parece ser inherente al ser joven" (9), sobre todo en el caso de jóvenes que se desenvuelven en contextos sociales marginados. Como consecuencia, la voz de los jóvenes ha sido tradicionalmente poco escuchada; la juventud no ha sido sujeto participante para el cambio social, sino cuando mucho beneficiario de políticas.

El tercer paradigma de Krauskopf es un enfoque alternativo que empieza a hacer ruido.Aunque el imaginario social pone más énfasis sobre lo negativo de la juventud, las acciones y actitudes de jóvenes que levantan la voz para contribuir a crear una sociedad mejor, retan la imagen peyorativa altamente propagada y alimenta la idea de la necesidad de un cambio de paradigma.

Se empieza a difundir la idea que los jóvenes pueden ser co-constructores de políticas de juventud: es decir, que son sujetos con la capacidad de aportar y no sólo recibir.

Escuchar a los jóvenes es un primer paso hacia ese nuevo paradigma y hacia el empoderamiento de los jóvenes. El proyecto Jóvenes Comprometidos en América es un esfuerzo para contribuir a la construcción de este paradigma y de derrumbar los estereotipos que obstaculizan la plena participación de la juventud en la sociedad.

 

Metodología

Seguiremos los lineamientos de la metodología cualitativa con un enfoque holístico, interdisciplinario (de la psicología social y evolutiva, educativo, lingüístico-literario), concibiendo a los jóvenes como sujetos sociales, no como objetos de estudio y que por tanto en una visión participativa, serán coautores de esta investigación. Nos interesa destacar la importancia de la ética y seguiremos los lineamientos del Informe Belmont (10) que incluye el consentimiento informado y define los criterios de respeto, justicia y beneficencia.

En un primer momento, se establecerá contacto con organizaciones que trabajan con jóvenes y que privilegian la autogestión y la elaboración de proyectos comunitarios. Estas organizaciones serán quienes ubiquen a jóvenes (mujeres y hombres) que hayan resaltado por su nivel de participación e interés en los objetivos de la organización. Aunque trataremos de que la mayor parte de los jóvenes se encuentren entre 12 y 18 años, se incluirá algunos jóvenes que aun cuando rebasen el límite de edad (19-22 años) hayan tenido una trayectoria de participación social temprana. Se procurará mantener un equilibrio en el número de participantes por sexo.

Se hará una sesión informativa en la que se puedan establecer las bases para el consentimiento informado, incluyendo a los padres en el caso de menores de edad. En cuanto al manejo de la información personal, se protegerá su identidad en el caso del análisis de la información con fines de contrastación entre las tres ciudades y el joven será quien tome las decisiones (de autor) acerca de lo que escriba para la documentación de su experiencia. Las entrevistas colectivas e individuales serán videofilmadas con el objetivo de asegurar la validez y confiabilidad del estudio. En el caso de las entrevistas individuales se les entregará una transcripción escrita a los participantes, como herramienta para que el o la joven pueda apoyarse en lo que dijo para escribir una narración de su historia de participación social. Como parte del trabajo etnográfico se asistirá en calidad de observador participante a los eventos en donde participen los jóvenes involucrados y se tendrán algunas entrevistas con los directores y monitores de los proyectos de las OSC.

Una vez que se hayan conformado los grupos que participarán, se entrevistará a los jóvenes de forma individual. La entrevista se basará en una guía de temas común utilizada en los estudios de las tres ciudades. La utilización de esta guía permitirá hacer algunos contrastes y similitudes. El diagrama 1 es una representación visual de los temas. "Historia de participación social" se encuentra en el centro porque es el tema central que articulará los diversos ámbitos de experiencia y de opinión, de todos los participantes del proyecto.

Diagrama 1. Temas que serán abordados en las entrevistas individuales

Los integrantes del proyecto apoyarán a los jóvenes en la redacción con una serie de talleres y de asesorías a este efecto. Esta será también una magnifica oportunidad para que los jóvenes intercambien puntos de vista sobre los diversos temas, conozcan el trabajo de otras redes y establezcan posibles afinidades o contrastes en sus percepciones sociales y políticas. Una vez que contemos con la versión preliminar de los textos de las y los jóvenes entrevistados, se llevará a cabo una reunión interinstitucional para que los jóvenes de las varias organizaciones se conozcan, puedan leerse entre sí y comenten sobre los textos de sus pares. Los comentarios servirán para pulir sus textos y entregar la versión final para su publicación.

Las transcripciones de las entrevistas y las narraciones serán analizadas y las repuestas o comentarios de los jóvenes clasificados para poder construir los perfiles de los mismos y efectuar el estudio comparativo entre los participantes de las tres ciudades. Para el análisis dividiremos la información de las entrevistas en tres niveles: general, opinión y experiencia personal. Un ejemplo de los tres niveles se encuentra en el cuadro 1.

Cuadro 1. Ejemplos de los niveles de preguntas "Historia de participación social"

Nivel 1. Descripción-información Nivel 2. Opinión Nivel 3. Experiencia personal
  • ¿Cómo se enteraron de la ONG o del programa social en el que participan?
  • ¿Desde cuándo participan?
  • ¿Durante este tiempo ha sido constante?
  • ¿En qué actividades ha participado?
  • ¿En qué consiste su proyecto?
  • ¿Es grupal o individual?
  • ¿Quién es el responsable del proyecto?
  • ¿Qué papel tiene él o ella en el proyecto?
  • ¿En qué otras ONGs ha estado participando y cómo?
  • ¿Qué opina de la organización - cuáles son sus puntos fuertes / débiles?
  • Grado de participación de los padres
  • ¿Piensa que puede llegar a ser reconocido socialmente y en qué sentido?
  • ¿Qué puede aportar a su comunidad?
  • ¿Qué metas tiene en este sentido?
  • ¿Cuándo podrá realizar sus metas?
  • Actitud de los padres frente a su participación (rechazo, apoyo, presión, indiferencia)
  • ¿Habla sobre sus actividades sociales en casa
  • ¿Se tocan problemas de la comunidad?
  • ¿Qué actitud tienen los padres frente a estos problemas?
  • ¿Participan de alguna manera?
  • ¿Ha tenido algún tipo de reconocimiento social?

El plazo para completar el estudio comparativo es de año y medio a partir del primer contacto con los jóvenes.

 

Relaciones con otras instituciones:

Relaciones académicas

El proyecto Jóvenes Comprometidos en América empezó en 2004 en la ciudad de Chicago. Apoyada por una subvención de la Fundación Kellogg, y de Chapin Hall, la Doctora María de los Ángeles Torres de la Universidad de Illinois en Chicago documentó las experiencias de jóvenes implicados en obras cívicas.

Durante la elaboración de su proyecto, la Doctora Torres buscó crear una red de colaboración de investigadores latinoamericanos interesados en realizar proyectos similares en sus ciudades. Actualmente se encuentra trabajando en la Universidad de Illinois en Chicago y dirige el Programa de Estudios Latinos y Latinoamericano de dicha Universidad.

Fuimos invitados a colaborar en este proyecto de investigación transcultural a través de la Red Latinoamericana de Childwatch International, del cual formamos parte a través del Programa de Investigación sobre Infancia de nuestra universidad.

De igual manera, confirmó su participación la Dra. Irene Rizzini, presidenta de Childwatch International y directora del Centro Internacional de Investigación y Políticas sobre la Niñez (CIESPI) asociado a la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro, Brasil. El grupo de CIESPI ha trabajado por años con niños y jóvenes en situación de calle y ahora están tratando de incorporar metodologías que permitan romper con las divisiones tajantes de clase y de discriminación que impiden que jóvenes que viven en zonas colindantes (zonas de clase media y colonias marginadas) convivan en actividades deportivas, recreativas, etcétera.

Ha habido tres reuniones de trabajo entre estos tres miembros: la primera en febrero del 2005 en Chicago. La segunda reunión y presentación de avances se tuvo en el marco del Seminario "Agencia en la niñez y Juventud" organizado Programa Infancia el 7 y 8 de noviembre del 2005 en la ciudad de México, y la tercera en el marco del Congreso LASA 2006 en Puerto Rico, en un taller organizado para discutir el proyecto, del 13 al 17 de marzo de este año.

 

Organizaciones que serán objeto del estudio en México

Se ha ubicado a diversas organizaciones civiles donde hay jóvenes comprometidos socialmente que han aceptado participar en el proyecto. Nos llamó la atención la labor de estas OSC por la preocupación de visibilizar la producción juvenil en eventos internacionales y nacionales tales como muestras de video juvenil, certámenes internacionales o espectáculos formales montados y presentados en teatros, o festivales.

Notas:

(1) Esteinou, R., 2005: 30.

(2) Ibid., p. 32.

(3) Ver Esteinou, p. 32..

(4) Cf. Tuirán, R., “Transición demográfica, trayectorias de vida y desigualdad social en México: lecciones y opciones”, Papeles de Población, 31, 2002: 25-67.

(5) Los objetivos de desarrollo del mileno en México. Informe de Avance 2005, México, SEDESOL.

(6) Ibid., p. 36.

(7) Óscar Dávila León (2003) “Algunas tensiones y problematizaciones”, Foro Nacional de la Juventud, México: Inicia.

(8) Krauskopf, D., cit. en Óscar Dávila, “Hacia la construcción de un decálogo de desafíos para una política de juventud, Foro Nacional de la Juventud, México: Inicia, p. 2.”

(9) Dávila, O., “Algunas tensiones y problematizaciones”, Foro Nacional de la Juventud, México: Inicia, 2003, p. 3.

(10) The Belmont Report, Ethical Principles and Guidelines for the Protection of Human Subjects of Research, The National Commission for the Protection of Human Subjects of Biomedical and Behavioral Research, 1979. http://ohsr.od.nih.gov/guidelines/belmont.html