Programa de Investigación sobre Infancia

Proyectos de Investigación

Estás aquí: Programa Infancia > Proyectos de Investigación > Adizzionario

Addizionario:
Una herramienta de apoyo a la exploración de nuevos mundos posibles.

Área de investigación:

Epistemología: La construcción del conocimiento, Departamento de Educación y Comunicación, UAM - Xochimilco.

 

Responsable:

M. en R. N. Norma Del Río, Departamento de Educación y Comunicación, Programa de Investigación sobre Infancia.

 

Áreas de investigación relacionadas:

Educación indígena, Nuevas tecnologías de la información, Lengua escrita, Bilingüismo

 

Participantes externos:

 

Duración del proyecto:

Fecha de inicio: Septiembre de 2005.

 

Relaciones con otras instituciones:

 

Lugar donde se desarrolla el proyecto:

  1. Escuela Primaria Indígena General Lázaro Cárdenas de la localidad de Ichán en el municipio de Chilchota, Michoacán.
  2. Escuela Primaria Indígena Miguel Alemán de la localidad de Comachuen en el municipio de Nahuatzen, Michoacán.
  3. Escuela Primaria Indígena Benito Juárez de la localidad de Sicuicho en el municipio de Los Reyes, Michoacán.

 

Apoyo Internacional

La licencia de utilización del software Addizionario dentro de este proyecto, forma parte de las actividades de colaboración en investigación que hemos desarrollado mediante un convenio CONACYT - CNR - Pisa, de la UAM y el Instituto de Lingüística Computacional desde el año 2000. Hemos venido colaborando directamente con la Dra. Giovanna Turrini, autora del software, e incluso participamos en el diseño de la nueva versión del Addizionario durante una estancia académica en octubre del 2005.

 

Objetivos del proyecto:

Involucrar a maestros, niños, niñas y madres indígenas en la construcción conjunta de un diccionario monolingüe p'urhépecha y/o español mediante el desarrollo de competencias que les permita usar las posibilidades multimedia que ofrece la tecnología de información, y en particular el software denominado Addizionario, con el fin de abrir un espacio de reflexión lingüística-cultural que privilegie el proceso creativo de significación de su mundo, la recreación de su cosmovisión y la creación de mundos posibles.

 

Metas específicas:

  1. Promover la producción escrita en p'urhépecha de niños, maestros y madres.
  2. Promover la producción escrita en español (como segunda lengua) en niños purhépechas.
  3. Capacitar a la comunidad escolar en el uso interactivo y creativo que ofrecen las Tecnologías de la Información (TIC).
  4. Incorporar el uso del Addizionario como recurso didáctico que apoye la significación del trabajo en el aula, mediante el trabajo léxico organizado en campos semánticos.
  5. Que la comunidad escolar valore y consulte su producción escrita.
  6. Validar la escritura ortográfica en talleres de maestros expertos en la lengua (escritores, maestros que han participado en proyectos educativos y lingüísticos).

 

Marco conceptual específico:

La riqueza oral amenazada.

Según cifras de la UNESCO, (1) se habla alrededor de seis mil idiomas en el mundo, de los cuales 10 desaparecen cada año y la mitad están en peligro de extinción. Los lingüistas dicen que la desaparición de los idiomas no es un fenómeno nuevo; se piensa que 30 mil de ellos han desaparecido desde que los hombres comenzaron a hablar. De ellos, pocos idiomas han durado más de 2000 años. Por ejemplo, el chino, el griego el hebreo y el sánscrito.

Sin embargo, lo que sí es nuevo, es el ritmo al cual algunos idiomas han ido extendiendo su dominio y eso por varias razones: el colonialismo, el nacionalismo, y la globalización. A las conquistas coloniales se atribuye la eliminación de quince por ciento de las lenguas de su tiempo. A partir del siglo XIX, la construcción de naciones se ha apoyado fuertemente en la unidad lingüística, y más recientemente, la globalización y la expansión de los medios de comunicación electrónicos han acelerado el proceso todavía más.

Si no se hace un esfuerzo importante, la misma organización asegura que la mitad de los idiomas hablados hoy en día desaparecerán en el transcurso de los próximos 100 años.

México

Uno de los criterios para definir si un idioma se encuentra en vía de extinción es que lo hablen al menos 100 mil personas. La mayoría de los idiomas indígenas de México se encuentran por debajo de esta cifra. De hecho, de los 63 idiomas registrados (2) oficialmente, 46 caben en esta categoría. Es decir, el 73% de las lenguas. Por lo tanto, existe una urgente necesidad de encontrar estrategias para revertir esta realidad. (3)

¿Por qué es tan importante trabajar hacia esa meta? John Reyner lo explica de la siguiente manera:

Sin duda, muchas de las claves a la supervivencia psicológica, social y física de la humanidad están en manos de las pequeñas comunidades lingüísticas del mundo. Estas claves se perderán a medida que mueran las lenguas y culturas. Nuestras lenguas son producciones creativas, realizadas en conjunto y enriquecidas por las nuevas generaciones. Las lenguas contienen la sabiduría de generaciones, remontándose hasta la antigüedad. Nuestros idiomas contienen una parte significativa de los conocimientos y de los saberes del mundo. Cuando un idioma desaparece, una gran parte de los conocimientos representados por él también se pierden. Nuestras palabras, nuestra manera de decir las cosas son también diferentes maneras de pensar, de ver y de actuar.(4)

Por lo tanto, asegurar la preservación de los idiomas de México, no tiene un simple interés lingüístico, sino tiene consecuencias más profundas: implica preservar nuestra herencia y diversidad lingüística y cultural que puede dar respuesta a los retos que está afrontando la sociedad mexicana hoy en día.

La lengua indígena p'urhepecha de Michoacán

La lengua y cultura indígena que nos interesa en particular para elaborar nuestro proyecto es la p'urhepecha. Es la lengua indígena predominante del estado de Michoacán y cuenta con más de 200 mil hablantes. Según el criterio expuesto arriba, no se encuentra en vía de extinción eminente, sin embargo, bajo otra perspectiva su riqueza y productividad está amenazada.

UNESCO elaboró un parámetro más complejo para evaluar el grado de amenaza de las lenguas (Cuadro 1) (5). Éste se basa en la diferenciación de los sujetos hablantes de la comunidad, los espacios sociales de uso de la lengua y la transmisión intergeneracional de la misma, es decir aquellos indicadores de vitalidad y productividad de una lengua. Cuanto más joven sea la generación que la habla, más alta será la probabilidad de que pueda sobrevivir.

Cuadro 1: Parámetro de la UNESCO para evaluar el grado de amenaza de las lenguas

Grado de amenaza Grado Población hablante
Segura 5 Todos los hablantes incluyendo los niños la usan cotidianamente. La cadena de transmisión intergeneracional está asegurada.
Estable pero amenazada 5- La transmisión intergeneracional continúa pero otra lengua dominante ha usurpado importantes funciones comunicativas en diversos contextos sociales.
Insegura 4 No todos los niños la hablan y quienes lo hacen la usan en contextos limitados (espacios íntimos con familiares).
Amenaza Definitiva 3 La lengua ya no se adquiere como lengua materna. Los hablantes adultos es la generación más joven y podrán hablarles a los niños, pero ellos ya no hablan, quizá sólo comprendan.
Amenaza Severa 2 La lengua se usa sobre todo por los adultos mayores (abuelos). Aunque los adultos pueden comprenderla, ya no la usan para dirigirse a los niños.
Amenaza en estado crítico 1 Hay muy pocos hablantes, sólo algunos adultos mayores la conocen pero no la usan cotidianamente.
Extinción 0 No queda ningún hablante

 

Aún cuando la cultura p'urhepecha se encuentra todavía fuertemente arraigada en muchas de las zonas de Michoacán, con expresiones visibles en los distintos ámbitos de la vida social como la vestimenta, las construcciones, las festividades, la organización comunitaria, la comida, y una fuerte tradición oral, la vitalidad lingüística en la zona p'urhepecha es variada. Pueden distinguirse en este sentido cuatro micro-regiones indígenas con variantes dialectales y con diversidad en cuanto al grado de arraigo y cohesión social: la Cañada de los once pueblos, la zona lacustre, la meseta también conocida como la sierra, y la ciénaga de Zacapu. Prácticamente ninguna comunidad puede ubicarse en el nivel 5, sino acaso en la segunda calificada como estable pero amenazada, ya que es el bilingüismo sustractivo el que caracteriza todavía por desgracia a la política educativa en las escuelas indígenas bilingües. La lengua materna en estas comunidades, se usa como herramienta transitoria para instalar el español como lengua de instrucción y como la única lengua escrita. En otras comunidades "bilingües", el p'urhepecha es ya inseguro. Mientras que en otras comunidades, ha disminuido progresivamente el uso de la lengua hasta alcanzar los niveles más bajos que señalan un estado crítico en la vitalidad de la lengua. La migración, la urbanización, el narcotráfico, la discriminación y el racismo se han sumado a la lengua hegemónica como factores que contribuyen a esta amenaza de pérdida de valores socioculturales.

Una estrategia clave para rescatar una lengua amenazada

En la sección anterior se hace referencia al factor más comúnmente utilizado para evaluar la vitalidad de una lengua, es decir, la transmisión intergeneracional. Por lo tanto, no es sorprendente que Joshua Fishman,un experto mundialmente reconocido en el tema de las lenguas amenazadas, enfatice que el aprendizaje de las lenguas indígenas dentro del hogar es el factor más importante para asegurar su supervivencia (6).

El mismo autor señala que hay que tener cuidado de no delegar esta responsabilidad en políticas educativas y acciones institucionales externas que no involucren a la comunidad, porque la lengua finalmente no les pertenece a ellos, sino a sus hablantes. Más bien, se deben alentar los esfuerzos que promuevan su revitalización desde la base social, desde el hogar a los contextos sociales comunitarios (7).

Sin embargo, no niega la importancia de las escuelas. Éstas deben servir para fomentar los vínculos de una lengua con el mundo que las rodea. Es decir, con las situaciones donde se propician interacciones informales, los cuales forman la mayor parte de las situaciones de la vida. Estas situaciones son indispensables para la transmisión intergeneracional de una lenguamaterna. (8).

Nuestro proyecto

Nuestro proyecto, Addizionario: una herramienta de apoyo a la exploración de nuevos mundos posibles, es un proyecto que tiene más de tres años funcionado con el propósito de garantizar la educación bilingüe intercultural a la que tienen derecho los niños y niñas indígenas y se suma a los esfuerzos de las comunidades para revitalizar la lengua indígena p'urhepecha.

El Addizionario (9) es un programa computacional interactivo multimedia, diseñado para niños como una herramienta intercultural multilingüe, donde los participantes van construyendo su propio diccionario en un ambiente lúdico y de co-construcción (ya que trabajan en pares o tríos) reflexionando sobre las palabras en una combinación equilibrada de análisis lingüístico e integración dentro de campos semánticos definidos como "mundos de palabras".

En la actualidad, existen únicamente algunos diccionarios bilingües (p'urhepecha-español / español-p'urhepecha), uno de la época de la colonia y ningún diccionario monolingüe. Aún cuando hay una corriente ilustrada, incluyendo poetas y escritores, que se ha ocupado de estudiar y difundir las tradiciones, así como de expresar su particular cosmovisión, el español sigue siendo la lengua hegemónica para la escritura y como en otras lenguas indígenas, no existe un consenso para las normas ortográficas. Los alfabetos han cambiado al igual que las campañas de alfabetización, donde el interés principal sigue siendo la castellanización de la población como símbolo de progreso. Los maestros han sido formados en estas líneas "asimilacionistas" y se encuentran entre dos frentes que parecieran irreconciliables: ser fieles a su cultura o "incorporar" a los niños al progreso (10).

Las herramientas para apoyar y garantizar la educación bilingüe aditiva (no sustractiva, es decir a costa de la lengua materna) son todavía pocas, ya que los libros de texto no cubren todos los grados ni las materias. Deben entonces implementar sus propias "cartillas", sus "vocabularios" que se cuelgan en las paredes o techos de las aulas.

Aún cuando la población objetivo son los niños y niñas indígenas, la incorporación del uso del Addizionario como una herramienta más dentro del aula, pretende abrir un espacio de reflexión lingüística: cada lengua en su propio espacio (ya que el programa está diseñado para trabajar en la inmersión de cada lengua), tanto para maestros como para los niños, ya que el programa permite trabajar en su propio "cuaderno virtual". En nuestra experiencia, este espacio, ha demostrado ser de gran valor para los maestros que encuentran una posibilidad de escribir en un ambiente "amigable" que baja las resistencias y miedos ante la nueva tecnología.

Los nuevos paradigmas sobre la infancia que han venido a transformar la visión pasiva y vulnerable de la niñez hacia una visión de sujetos sociales de derechos, se aplica aquí al concebir a los niños tanto como productores-autores pero también como destinatarios, al ser también lectores críticos de su propia producción. El producto no se disocia del proceso. Es una obra siempre abierta y en continua reorganización y validación, tal y como se conciben ahora los modernos diccionarios de cualquier Academia de la lengua.

Un diccionario monolingüe en esta perspectiva ampliará la posibilidad de poner en la mesa el asunto de la estandarización del idioma y legitimar el uso del idioma p'urhepecha dentro de los salones de clases y en cualquier espacio social donde la palabra escrita esté presente. Al instalarse la lengua en los espacios escolares, se visibiliza también la cosmovisión de su pueblo y en un corto plazo, al intercambiar los "cuadernos" con niños y niñas de otras culturas, tanto de México como del exterior, empezaremos a cambiar la noción de intercultura, para que dejemos de entenderla como un sinónimo de indigenismo (11).

Las madres indígenas como nuevo actor dentro del proyecto

En este cuarto año escolar del proyecto, hemos decidido integrar a la madre indígena como nuevo actor. Los actores de la comunidades indígenas serán los maestros, los alumnos y sus madres.

Los beneficios proyectados por el cambio en el esquema del proyecto son múltiples. En las siguientes líneas hablaremos de los que nos parecen particularmente importantes.

En primer lugar, como ya lo mencionamos, la transmisión intergeneracional de una lengua dentro del hogar es primordial para que se mantenga viva. Sin embargo, cuando existen esferas sociales adicionales donde pueda usarse y recrearse la lengua hablada en el hogar, habrá mayores oportunidades de renovación lingüística y cultural. Somos a través de la lengua y por medio de ella forjamos nuestra identidad. Esto es particularmente importante en entornos donde la migración entre los jóvenes ha venido a simbolizar un rito de paso que deben asumir.

Dado que el español ha venido a desplazar el p'urhepecha dentro de las comunidades, no es raro que los hablantes de esta lengua tengan dudas sobre cómo decir ciertas palabras o expresar algunas ideas. Aunque su lengua materna sea el p'urhepecha, su nivel de competencia está siendo erosionado por la influencia de la lengua hegemónica, el español. Esto es el caso no solamente de los maestros, sino también de las madres y de los alumnos, creando una barrera para el rescate o el mantenimiento de un idioma.

Involucrar a la madre en el proyecto Addizionario permite crear una red de colaboración entre las generaciones. Ellas, por lo general, tienen un mejor conocimiento de la lengua y pueden favorecer el mejor desempeño de las generaciones más jóvenes, sobre todo en el caso de comunidades donde los niños solo lo comprenden pero ya no lo hablan, o que su uso está restringido a las generaciones adultas, como es el caso de Sicuicho. La escuela de este modo se abre a la comunidad, siendo la madre también el puente con los demás adultos de la comunidad. La madre por otro lado, tendrá el acceso a la tecnología abriéndosele las posibilidades de comunicación y de información que le han sido negadas por distintas razones de orden histórico-sociocultural.

Los conocimientos de los niños tampoco deben ser despreciados: aunque normalmente los jóvenes se sitúan en rol de aprendiz también pueden tomar el rol de maestro o tutores entre sus pares. Sus capacidades lingüísticas pueden variar de las de sus mayores y contribuir a su riqueza.

Lo que se acaba de señalar, subraya el hecho que no solamente existe la necesidad de transmitir una lengua, sino también de promover altos niveles de habilidad lingüística para favorecer la significación del mundo de acuerdo con la cosmovisión histórica que cada lengua construye. Involucrar a la madre en el proyecto Addizionario, le crea una conciencia más profunda del valor que juega su lengua en el aprendizaje de sus hijos. Un estudio llevado a cabo en Canadá con madres francófonas viviendo en un ambiente anglófono nos ilustra al respecto (12): las madres, reportaron que aunque su capacidad de desenvolverse en su lengua materna diminuyó por el ambiente en el cual viven, siguen teniendo un fuerte arraigo a ésta. Por lo tanto, cuando llegó el tiempo de transmitir su cultura y su lengua a sus hijos, buscaron la manera de mejorar esta capacidad.

Aquí resaltan dos puntos importantes. El primero es que existe un fuerte lazo entre la lengua materna y la cultura. De hecho varios estudios han mostrado que aquélla "es un elemento clave de la identidad, bienestar, dignidad, creencias, conocimientos y prácticas de un individuo" (13). No es entonces nada aventurado concluir, que trabajar la valoración lingüística es a la vez trabajar sobre la toma de conciencia cultural. Este punto es de gran importancia dado que una de las razones por la falta de transmisión intergeneracional de una lengua indígena dentro del hogar, es la falta de valorización de la misma. Si la escuela puede contribuir a su valoración dentro del hogar a través de la participación de la mujer, será una institución que propicie el uso de la lengua en interacciones informales y por lo tanto contribuirá a su mantenimiento.

Es este mismo lazo de lengua materna y cultura el que provoca que la madre quiera mejorar sus propias habilidades lingüísticas para ser un mejor modelo para sus hijos. Si lo vemos desde otro ángulo, podemos decir que la presencia de los hijos hace que la madre se motive a aprender más y empiece a participar también como escritora y usuaria de tecnología. Involucrar a la madre en la educación formal de sus hijos a través del proyecto Addizionario no solamente legitimiza sus saberes dentro de las aulas, sino aumenta sus espacios de participación social y de interlocución.

En resumen, los beneficios de involucrar a la madre son múltiples: contribuye a los conocimientos lingüísticos comunitarios de los niños y los maestros además de apoyar su desarrollo personal y social, legitimiza sus saberes dentro del sistema de educación formal de donde normalmente está excluida y apoya la valoración lingüística y cultural dentro del hogar.

Metodología:

El proyecto Addizionario está en su cuarto año de funcionamiento. Durante los tres primeros años se trabajó en diez escuelas de la región p'urhepecha, de manera coordinada con otras instituciones (14).

Tenemos entonces ya un corpus lingüístico inicial en las dos lenguas de cerca de 500 palabras (15), escuelas que tienen acceso libre al Addizionario para sus propios propósitos pedagógicos y que están ya familiarizados con las nuevas tecnologías de la información para poder elegir ahora qué herramientas usar entre todos los programas educativos disponibles. El Addizionario se presenta ya no como el único programa, sino como una herramienta dentro del escenario de la tecnología ahora a su alcance.

Contamos también con una experiencia en la que aprendimos tanto de aciertos como de errores. Es difícil mantener el equilibrio que requiere la horizontalidad de trabajo y de respeto a la cultura cuando se proviene de otra cultura como fue el caso de los participantes institucionales de la primera etapa. La desproporción institucional, favorece que volvamos a aplicar nuestros esquemas para imponerlos a los suyos y apropiarnos si no tenemos cuidado de una cultura de la que ignoramos tanto y de la que tenemos que aprender mucho. Como bien dice Mary Rhydwen: una lengua está íntimamente conectada a las personas y no puede tratarse simplemente como un puzzle intelectual que hay que resolver (16).

Para esta nueva etapa que estamos comenzando, hemos decidido modificar la metodología de trabajo y adoptar un enfoque microgenético (17) que permita seguir y monitorear más de cerca el proceso educativo en el que nos han permitido participar. Por ello se concentrará la investigación en tres nuevas escuelas, cada una con una realidad distinta. Se decidió reducir la cantidad de escuelas para poder trabajar más de cerca con cada una de ellas y por lo tanto darles mejor seguimiento. Estas son: La Escuela Benito Juárez de la localidad de Sicuicho en el municipio de Los Reyes; la Escuela Miguel Alemán de Comachuen en el municipio de Nahuatzen, y la Escuela General Lázaro Cárdenas, de Ichan en el municipio de Chilchota.

Cada escuela tiene sus particularidades detalladas en un cuadro ubicado en el anexo 1.

Para visualizar dónde se encuentran las tres escuelas de nuestro proyecto, el mapa 1 muestra los municipios de la zona p'urhepecha. Los tonos de gris simbolizan la cantidad de hablantes p'urhepechas por zona: entre más fuerte el tono, más alto es el porcentaje de hablantes.

Mapa 1: Municipios de la zona p'urhepecha clasificados según el porcentaje de hablantes de la lengua p'urhepecha (18)

 

 

En la escuela Benito Juárez de Sicuicho, el proyecto se sumará al proyecto escolar que vienen trabajando desde hace dos años en torno al rescate de la lengua, ya que en esta comunidad, la lengua se encuentra en la categoría de amenaza definitiva según los parámetros descritos anterioremente.

Esta situación contrasta con la que se encuentra en las escuelas Lic. Miguel Alemán y Gral. Lázaro Cárdenas, que se ubican en comunidades cuya lengua materna sigue siendo el p'urhepecha para un importante sector de su sociedad. Aunque el español sigue siendo usado como lengua de instrucción dominante, y como lengua escrita, la lengua de uso en todos las esferas sociales es la indígena. Por lo tanto, en estos dos casos, el proyecto apoya la vitalidad lingüística y abre nuevos espacios en la escritura.

Es de notar, que aunque las comunidades son consideradas pequeñas, tienen un alto porcentaje de población infantil. La primera escuela recibe diariamente en sus dos turnos alrededor de 400 alumnos, mientras que las cifras para las otras dos se acercan a 650 y 1000. Es decir que el proyecto tiene la posibilidad de impactar directamente en los que tienen en mano el futuro de su pueblo: los niños.

Como señalamos en la sección anterior, para asegurar que los procesos de educación formal -como los que hemos ido trabajando hasta el momento- apoyen la transmisión intergeneracional de una lengua, es necesario que estén ligados a los procesos informales. Es por está razón que en esta fase de nuestro proyecto, creímos indispensable fomentar este lazo entre la esfera de educación que es la escuela, y la informal que es el hogar de los niños.

La madre como complementa natural al proyecto

Si se habla hoy en día más de 60 lenguas indígenas en México con sus respectivas variantes, es en gran parte debido al rol que juega la madre en su transmisión dentro del hogar. La madre (19) es el medio privilegiado para la transmisión intergeneracional de una lengua porque es quien comparte gran parte de su tiempo con los niños desde su nacimiento. Es decir, la madre provee al niño de innumerables oportunidades de aprendizaje para estimular su desarrollo lingüístico; representa entonces una fuente importante de conocimiento porque es en gran parte a través de ella que el niño aprende a comunicarse con el mundo que lo rodea y a socializarse. Por lo antes mencionado, incorporar a las madres dentro de nuestro proyecto parece una opción natural.

Se piloteará esta innovación en la escuela Benito Juárez del pueblo de Sicuicho antes de extenderla a las otras dos. Se invitará a las madres a que trabajen con sus hijos en temas relativos a su cultura y a su comunidad, de manera semejante a como trabajan los niños (en pares). La madre tendrá la posibilidad de refrescar sus hábitos de lecto-escritura, ya que sabemos que muchos adultos aún cuando hayan cursado algunos años vuelven a caer en un analfabetismo funcional por carecer de prácticas cotidianas donde puedan escribir o leer.

Se eligió esta escuela porque reúne las mejores condiciones para que la experiencia sea exitosa; es la escuela que tiene la mejor infraestructura tecnológica y donde el personal docente (incluyendo al director) ha mostrado mayor motivación para aprender a usar las nuevas tecnologías e incorporar el Addizionario en su planeación didáctica.

El esquema de los actores que estarían ahora involucrados en el proyecto está representado en el diagrama 1.

Diagrama 1: Actores del proyecto Addizionario

            Educación formal                                          Educación informal

Fuente: creación propia

El diagrama ilustra lo que se pretende lograr con la incorporación de la madre dentro del proyecto Addizionario: hacer que la educación formal e informal se influyan mutuamente para el beneficio de todos.

Visitas escolares

Durante el año 2006, el seguimiento en las escuelas se hará durante un total de seis visitas (ver calendarización para las fechas de las visitas y de las actividades) Éstas servirán para capacitar al personal docente, respaldar información entregada en visitas anteriores, revisar que los equipos de computación estén funcionando adecuadamente, hablar con los participantes para conocer sus opiniones y sugerencias sobre el proyecto así como para aclarar sus dudas.

El corpus en purhépecha será validado mediante talleres intensivos en los que participarán maestros expertos en la escritura de la lengua: escritores, maestros que han participado en proyectos educativos o lingüísticos. Se están haciendo los contactos para que este trabajo sea apoyado por el Instituto de Pueblos Indígenas.

Durante el año 2007 se hará un video del proyecto y se dará a conocer una propuesta de publicación del diccionario infantil.

 

Notas:

(1) UNESCO (2003) "The mother-tongue dilemma", Education Today Newsletter, julio-sept, http://portal.unesco.org

(2) Serrano, E., Embriz, A., Fernández-Ham, P., coord., (2002) Sistema de Indicadores sobre la Población Indígena de México, México: INI-Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo.

(3) Las diecisiete lenguas que sí cuentan con más de 100 000 hablantes son: Tsa jujmí (chinanteco), ch'ol, tének (huasteco), mayat'an (maya), jñatrjo (mazahua), én nima (mazateco), ayuuk ja'ay (mixe), tu'un savi (mixteco), náhuatl, hñahñu (otomí), p'urhépecha, rarámuri (tarahumara), me'phaa (tlapaneco), tachihuiin (totonaca), bats'il k'op (tzeltal), bats'i k'op (tzotzil), diidxa'zá (zapoteco). Ibid.

(4) Reyner, J. (1995), "Rationale and Needs for Stabilizing Indigenous Languages", Stabilizing Indigenous Languages Symposium, p. 4.

(5) Fuente: UNESCO Ad Hoc Expert Group on Endangered Languages, (s.a.), Language Vitality and Endangerment, UNESCO, p. 8-9. http://portal.unesco.org/culture/en/file_download.php/4794680ecb5664addb9af1234a4a1839Language+Vitality+and+Endangerment.pdf consultada el 03-02-2006.

(6) En Reyner, J. (1996). "Maintaining and Developing Indigenous Languages". World Indigenous People's Conference, Albuquerque, New Mexico, p. 3.

(7) Idem, p. 9.

(8) Fishman, Joshua (1995). "Maintaining Languages: What works? What doesn't work?" Stabilizing Indigenous Languages Symposium. p. 194.

(9) Este software está registrado en la Sociedad Italiana de Autores y Editores (SIAE) con el número 0002664, (20/06/2000), y sus autores son la Dra. Giovanna Turrini del Instituto de lingüística Computacional, y el Prof. Nello Balossino, de la Universidad de Turín. La licencia de utilización dentro de este proyecto, forma parte de las actividades de colaboración en investigación que hemos desarrollado mediante un convenio CONACYT-CNR-Pisa, de la UAM y el Instituto de Lingüística Computacional desde el año 2000.

(10) Cf. Dietz, G., Communalization, Cultural Hybridization and Ethnogenesis: Bilingual Teachers as New Social Actors in an Ethno-regionalist Movement in Mexico en Koecherta A., (ed.), Interculturalidad e identidad indígena: preguntas abiertas a la globalización en México, Verlag für Ethnologie, Hannover, 1999.

(11) Hay que señalar que el Addizionario ha sido usado como herramienta de intercambio cultural y lingüístico en escuelas italianas-galesas-españolas, gracias al proyecto Comenius de la Unión Europea. Cf. Cignoni, L., Godding, L., Salvoni, G., Turrini, G., "Peer supported Foreign Language Learning: a proposal", Consciousness, Literature and The Arts, V.4(1), abril 2003. http://www.aber.ac.uk/cla/archive/cignoni.html

(12) Ver: Iqbal, Isabeau (2005). "Mother Tongue and Motherhood: Implications for French Language Maintenance in Canada."The Canadian Modern Language Review 61(3): 305-323.

(13) Idem, p. 314.

(14) UAM-DEI-SEE Michoacán-CGEIB-SEP- CIESAS-ILCE.

(15) Recientemente, hemos entregado a las autoridades de la Dirección de Educación Indígena del Estado de Michoacán varias carpetas de trabajo que recopilan la producción en español de los niños, y la producción de maestros en ambas lenguas. Las autoridades se comprometieron a difundirlas a las escuelas que participaron en su elaboración. Las nuevas escuelas con las que iniciamos el trabajo en la segunda fase cuentan también con el archivo para consulta, revisión y edición de este producto parcial.

(16) "Strategies for doing the impossible", en Ostler Nicholas, ed. Endangered Languages: what role for the specialist? (Actas de la II Conferencia FEL en la Univ. Edimburgo, 25-27 sept. 1998) Foundation of Endangered Languages, Bath, 1998:101-106.

(17) Esta aproximación se fundamenta en la teoría constructivista, pero con un enfoque socio-histórico como es el que propuso Vigotsky y otros grandes pedagogos soviéticos.

(18) Fuente : Marr, P. and C. Sutton (2004). " Demographic Changes in the Purépecha Region of Michoacán, México:1970-2000 ", Journal of Latin American Geography 3(1): p. 63.

(19) Para nuestra investigación, el concepto de la madre es más amplio que en su uso tradicional. Es decir que incluye a cualquier figura femenina quien se encarga de criar un niño. Que sea ésta, su tía, abuela o hermana grande por ejemplo.