Programa de Investigación sobre Infancia

Eventos y Exposiciones

Estás aquí: Programa Infancia > Eventos > Exposición Itinerante

Exposición itinerante: Niñas y niños migrantes en México

Trompo Mágico, Museo Interactivo, Zapopan, Jalisco, 12 al 30 de junio de 2003.
Fotógrafo: Heriberto Rodríguez


Nada sabía yo sobre la migración.
Por primera vez pasé por un campo agrícola y dije:
¿qué es esto? Ver a esa gente... ¿por qué viven así?,
pero nunca me imaginé que era gente que venía de
Guerrero, de Oaxaca, a trabajar en Sinaloa.
¿Quiénes son?
¿De dónde vienen y a dónde van?
¿Por qué viajan con sus familias en busca de trabajo?
¿Cómo viven cuando están lejos de sus pueblos?
¿Van a la escuela...?
¿Trabajan...?
¿Juegan...?

Esta exposición fotográfica tuvo como motivo ofrecer algunas respuestas a estas preguntas y acercarnos a conocer más sobre la situación en que viven muchos niños y niñas mexicanos. Esta muestra es parte de las actividades del Grupo de Trabajo sobre Migración Infantil en México, que el Programa Infancia de la Universidad Autónoma Metropolitana desarrolla con apoyo de UNICEF.
Este Grupo de Trabajo reúne a investigadores universitarios, miembros de organismos civiles y de gobierno interesados en dar a conocer las condiciones de vida de las niñas y los niños migrantes, y promover el desarrollo de programas y estrategias para mejorar sus oportunidades de educación, seguridad, salud y bienestar.

Los jornaleros agrícolas migrantes son trabajadores, hombres, mujeres y niños que viajan desde sus localidades de origen (ubicadas principalmente en los estados del sur del país), a diferentes regiones de la República Mexicana, localizadas fundamentalmente en entidades del norte, noroeste de México y, en ocasiones, a Estados Unidos de América, para emplearse en las cosechas de distintos productos agrícolas. (Mapa de Rutas Migratorias)

Para las familias rurales mexicanas, las tareas que niños y niñas realizan en las labores del campo y en los quehaceres domésticos, han formado parte de sus estrategias para sobrevivir.

Hay que reconocer que al participar en estas actividades, niñas y niños migrantes enfrentan problemas en su salud (por exposición continua a plaguicidas, por la escasez de agua potable, condiciones de insalubridad en los campamentos, etc.), en su desarrollo (acarrear pesos y mantener posturas forzadas por mucho tiempo puede hipotecar el crecimiento y desarrollo óseo, derecho al juego y tiempo libre) y en el acceso a la educación (jornadas laborales que compiten con la posibilidad de estudiar).

En un mismo campo agrícola en el norte de nuestro país, se reúnen niñas y niños procedentes de distintos estados de la República y comparten espacios en los que se manifiestan diversas costumbres, tradiciones, lenguas, conocimientos y experiencias de vida. Leamos lo que nos comenta un padre de familia de origen mixteco, en relación con el aprendizaje del español y de la lengua materna:

Solamente que lleguen aquí a la casa hay que decirles que platiquen en mixteco, pero allá en la escuela, a mí me gustaría que hablen español... Pos sí, para que se enseñen a hablar español, porque la lengua la aprenden en su casa. Aunque las dos "palabras" son bonitas, ¿verdad? El "dialecto"... no es tan necesario [en Baja California] pero sí al regreso, porque si no aprenden la lengua [los niños], no pueden platicar con los abuelos, ya que ellos no se saben expresar en español como nosotros aquí.

La dinámica de vida que impone la migración a niños y niñas, les aporta conocimientos al enfrentarlos de manera permanente a nuevos escenarios, donde las personas, las lenguas que se hablan, los paisajes, el clima y la forma de relacionarse con la tierra son distintos a aquellos de los pueblos donde nacieron.

La participación de niñas y niños en la escuela se considera como una actividad que se hace después del trabajo en los campos agrícolas o de sus tareas domésticas, Pero los niños y las niñas que asisten a la escuela, lo hacen con gusto y deseos por aprender. Una maestra nos narra su experiencia al atender a un grupo de niñas y niños migrantes:

Corriendo y sin comer salí a tomar mi camión; después de caminar 20 minutos, cuando el sol más calienta, llego al campo agrícola, cargando una mochila pesada de libros y material para trabajar con los niños... a lo lejos se miraba la escuela, la gente iba y venía... todos con gesto amable me daban su saludo, o simplemente me miraban y decían "ahí va la maestra". De mal humor y con un hambre terrible, iba llegando al aula, se escuchaban los gritos de los niños. De pronto, sale una niña y grita: ¡La maestra, la maestra!, todos como ejército, salieron corriendo a alcanzarme y peleando por abrazarme y ayudarme con mi bolsa. "¿Qué vamos a hacer ahora?", me preguntaban con inquietud. Yo en ese instante dejé a un lado todos mis problemas, al ver esas caras ansiosas de aprender algo de ti, hacen que te olvides de todo, y ellos forman parte central de tu atención. Había más niños en el aula que acababan de llegar de trabajar, con sueño, hambre y cansancio, pero dispuestos a aprender.

Las familias migrantes se mueven constantemente de sus lugares de origen a las principales zonas productoras en el norte de nuestro país y entonces, se vuelve difícil que niñas y niños puedan cursar el año completo en sus escuelas. Una madre de familia nos comenta:

En la primaria... porque a veces se va uno pa'allá y cuando viene de regreso ya no los quieren recibir... no los podemos obligar si no quieren... Lo bueno es que ellos montaron otra vez lo del maestro del migrante y ahí los fui a acomodar... Quiero que terminen la primaria y si hay oportunidad irán a la telesecundaria.

La información que compartimos no es suficiente, pero esperamos que esto despierte interés por conocer más de cerca las condiciones de vida y de trabajo de las niñas y los niños migrantes y sus familias. Con ello, tal vez sea posible que en su continuo caminar, el migrante encuentre una ruta más segura para mejorar su calidad de vida y diversos espacios que pueda sentir como propios...

...Hasta este año que entré a trabajar en niños migrantes ya los fui conociendo y me di cuenta de que existían esas personas...

Coordinación general
M. en C. Norma del Río (Programa Infancia)

Grupo de Trabajo Interdisciplinario sobre Migración Infantil
Lic. Marcela Ramírez Jordán
Dra. Kim Sánchez Saldaña
Dra. Georganne Weller

UNICEF
Lic. Isabella Macchia

Fotógrafo
Heriberto Rodríguez